Equal Measures 2030 Data Hub

Cambiando la Tendencia Hacia la Igualdad de Género para el 2030

En Nuestro nuevo informe, hemos encontrado que, si el ritmo actual continúa, 67 países - hogar de 2.1 billones de niñas y mujeres- no lograrán ninguna de las metas de igualdad de género que estudiamos para el 2030. El informe, analiza cinco metas vitales para las cuales había datos disponibles: acceso a la planificación familiar, educación de las niñas, liderazgo político, leyes sobre igualdad laboral, y seguridad. Sin embargo, en los cinco temas que revisamos, también encontramos que si en la siguiente década todos los países igualaran el ritmo de aquellos que avanzan más rápido, cerca de tres cuartas partes de las niñas y las mujeres del mundo podrían estar viviendo en países que lograron cuatro, o incluso las cinco, de estas metas de la igualdad de género para el 2030.

Cambiando la Tendencia Hacia

Las Coaliciones para la Acción

Carta abierta

Comunicado de Prensa

Principales Hallazgos

El análisis muestra, de manera abrumadora, que debemos acelerar el ritmo del progreso para las niñas y las mujeres -y algunos países demuestran que un cambio rápido es posible. A nivel global, cada tema está tendiendo en la dirección correcta, pero ahondando un poco más, podemos ver que el progreso no puede darse por sentado. Algunos países se están estancando o incluso retrocediendo en temas clave. Y, globalmente, no estamos ni cerca de estar en el camino correcto para alcanzar estas cinco metas clave de igualdad de género para el 2030. El análisis encuentra que:

  • Los países no se están moviendo suficientemente rápido: A las actuales tasas de progreso, ningún país logrará las cinco ni incluso cuatro de las cinco metas para la fecha límite de los ODS. Sólo 24 países lograrán alcanzar dos o tres de las cinco metas, y 38 países habrán logrado sólo una de las cinco metas para el 2030. Un total de 67 países (52%) no logrará ninguna de las cinco metas para el 2030 (vea la Figura 1). Sin embargo, si todos los países igualaran el ritmo de aquellos que avanzan más rápido, casi todos los países estudiados (123 de 129) lograrían al menos dos metas.
  • Varios países de alto ingreso se están estancando e incluso experimentando retrocesos en el progreso sobre algunos temas: Aunque los países con alto ingreso tienden a tener mayores niveles de igualdad de género en general (vea Figura 3), algunos de estos países ricos se han estado moviendo a un ritmo muy lento o incluso en la dirección equivocada en cuanto a los temas estudiados. Por ejemplo, Serbia y Japón experimentaron una reducción en el acceso a la planificación familiar en las últimas dos décadas.
  • El progreso es evidente, pero no siempre consistente: Por ejemplo, el ritmo de cambio en la representación de las mujeres en cargos ministeriales a nivel mundial creció más rápidamente a partir del año 2000 hasta el 2008, pero a partir de ahí se ha desacelerado. Los países en América del Norte y Europa que tenían la proporción más alta de mujeres ministras en el 2001 (ocupando al menos el 20% de los cargos en el gabinete) han tenido menores tasas de progreso en igualdad que la región completa. Podríamos estar moviéndonos en la dirección correcta, pero no estamos ni cerca de que sea lo suficientemente rápido ni consistente.
  • Viendo tema por tema, hay países que en los últimos 10 a20 años han logrado progresar rápidamente hacia la igualdad de género: Por ejemplo, varios países (incluyendo Gana, Angola, Belice, y Vietnam, entre otros) han estado aumentando el número de niñas que completan la educación secundaria en más de un 10% anual casi desde el año 2000.
  • Los factores que contribuyen al rápido progreso varían según el tema y el país, pero los factores comunes incluyen la priorización y compromiso del gobierno, la inversión coordinada, la implementación de políticas enfocadas en la igualdad, incluyendo las cuotas, y la influencia de las defensoras y defensores de la igualdad de género y personas comprometidas con ella (incluyendo movimientos feministas). La investigación sistemática sobre los factores detrás de los países que avanzan más rápido en cada tema está más allá del alcance de este estudio, pero representa un importante enfoque para futuras investigaciones.
  • Se necesitan esfuerzos renovados para llegar a las personas más vulneradas: Las niñas y las mujeres que enfrentan formas de discriminación múltiple son las más propensas a ser dejadas atrás, aun y cuando se esté logrando un progreso para las niñas y las mujeres en general. Por ejemplo, mientras la violencia contra las niñas y las mujeres sigue siendo generalizada en el mundo entero, algunos grupos son afectados de forma más grave: en los Estados Unidos de América, las mujeres “nativas de Estados Unidos y de Alaska” experimentan tasas más altas de violencia de género que cualquier otro grupo; las mujeres de las “Naciones Originarias de Canadá y las Inuit” enfrentan violencia a una tasa tres veces mayor que la que enfrentan las mujeres no indígenas8.
  • Hay esperanza: algunos países -en todas las regiones del mundo- ya se están moviendo a un ritmo acelerado en uno o más de los cinco temas de igualdad de género estudiados. En este sentido, Cambiando la Tendencia ofrece un punto de partida para una evaluación más profunda sobre cómo el cambio para las niñas y las mujeres puede acelerarse, y cómo las historias de éxito pueden replicarse para cambiar la tendencia hacia la igualdad de género para el año 2030.

Principales hallazgos por tema

Es necesario lograr una significativa aceleración a nivel mundial en todos los temas de igualdad de género estudiados, aunque en algunos temas la meta final está más cerca de alcanzarse que en otros:

  • El progreso en el acceso a planificación familiar debe acelerarse más de tres veces para alcanzar la meta en el 2030. Si los países lograran acelerar su progreso, en lugar de continuar a su ritmo actual, para el 2030, 400 millones más de niñas y mujeres tendrían acceso a la anticoncepción para poder planificar si, y cuándo, tener hijos.
  • El mundo también necesita moverse tres veces más rápido de lo que lo ha hecho en los últimos 10-15 años para garantizar que cada niña complete la educación secundaria para el 2030. Así, 85 millones más de niñas completarían la educación secundaria para el 2030 si los países cambian a este ritmo acelerado en lugar de continuar al ritmo actual.
  • Sólo el 23% de los cargos ministeriales de gobierno están ocupados por mujeres a nivel mundial, y 77 millones de niñas y mujeres viven en países que no tienen una sola mujer desempeñando un cargo ministerial. Más de 650 de niñas y mujeres en 64 países nunca han electo o nombrado a una mujer como jefa de estado o gobierno. El progreso en este tema se ha desacelerado en los últimos años, y 40 países han retrocedido desde el 2001.
  • El progreso debe acelerarse dos veces a fin de garantizar que para el 2030, las mujeres estén representadas en los cargos políticos de mayor poder.
  • En el 2009, sólo 16 países (todos en Europa y mérica del Norte) recibieron un puntaje máximo de 100 (basado en datos del Banco Mundial) por sus leyes en materia de igualdad laboral. Para el 2020, esta cifra creció a más del doble, llegando a 36 países (distribuidos en cuatro regiones). Necesitamos que 93 países eleven el nivel de sus leyes a este estándar para el 2030 a fin de cumplir la meta a nivel mundial (una aceleración de más de dos veces el ritmo actual). Los cambios en las leyes laborales en la última década han significado que 215 millones más de mujeres ahora tienen derecho, en principio, a más de 14 semanas de licencia de maternidad remunerada, entre otros beneficios.
  • Cerca de la mitad de las mujeres en el mundo no se sienten seguras caminando por la noche y esta cifra no ha cambiado mucho desde el 2006. De hecho, las percepciones de seguridad empeoraron en casi la mitad de los países estudiados entre el 2006 – 2018. A la actual tasa de progreso, no lograremos la meta de que todas las niñas y las mujeres digan que se sienten seguras caminando por la noche sino hasta el año 2179 –más de seis generaciones a partir de ahora. El progreso debe acelerarse trece veces -la tasa de aceleración más alta entre los cinco temas estudiados- para garantizar que al 2030 cada niña y cada mujer reporte sentirse segura.

Equal Measures 2030 Partners